- Publicidad -

Será el próximo domingo 24 de septiembre a las 18:00 h en el Gran Teatro

Por primera vez en la ciudad, se podrá disfrutar de este concierto teatralizado que ofrece al público familiar una aventura visual y sonora, divertida y didáctica. Dirigido a niños de 0 a 99 años sin miedo a perderse entre las letras y las melodías mientras cantan y bailan.

Greta Maleta, exploradora experta en rarología, lleva años estudiando y recopilando información sobre niños raros: cómo se comportan, dónde se encuentran, cuál es su aspecto, qué historia se esconde tras ellos… Y se muere de ganas por compartir sus conocimientos con el público, pero no lo cuenta: ¡lo canta!

Con un formato de concierto teatralizado, nuestra protagonista llevará de la mano a grandes y pequeños en un viaje a través de las canciones del disco Un mundo de niños raros, ofreciendo al público familiar una aventura visual y sonora, divertida y didáctica.

El álbum «Un mundo de niños raros» está compuesto por quince canciones a partir de los poemas del reconocido autor Raúl Vacas (Niños raros, SM, Barco de Vapor) a las que Chloé Bird les ha puesto música, acompañando los versos, envolviéndolos y apoyando su significado. Paisajes sonoros que transmiten las emociones de estos pequeños personajes, convirtiendo cada canción en el escenario perfecto donde desarrollar sus historias.

El origen de «Un mundo de niños raros»

Niños Raros es un libro ilustrado del poeta salmantino Raúl Vacas y del ilustrador Tomás Hijo, editado por SM, en la colección Barco de Vapor. Es un abecedario en versos e imágenes de unos niños extraños, en definitiva, unos niño raros.

Cada imagen va acompañada de un texto que nos acerca al personaje o recrea algún episodio de su vida. El libro nos lleva a mundos fantásticos a través de un romance, un soneto con eco, un poema escrito en versos de cabo roto, una cuaderna vía, un ovillejo… Ampliando la imaginación de padres, maestros y niños, enseñando el respeto y el amor por la poesía a grandes y pequeños.

En 2012, la compañía teatral de los Apretacocretas se inspira en este libro de Niños Raros para la creación de
la obra La clase de los niños raros, un show familiar para cuya banda sonora contaron con Chloé Bird, quien utilizó también como herramienta de inspiración el libro de Vacas e Hijo. La niña búho, tema central del espectáculo, con texto de Raúl y música de Chloé, obtiene un gran éxito entre el público.

Durante cuatro años, Chloé Bird ha trabajado sobre los poemas de Raúl Vacas poniéndoles música. Así nace el proyecto Un mundo de niños raros, un CD con gran parte del abecedario de estos niños raros convertidos en canciones.

Todos somos niños, todos somos raros

Cuando era pequeña, recuerdo que no solía escuchar música para niños. Me resultaba demasiado infantil y, en cierto modo, me molestaba que me tratasen como si no pudiese entender el mismo lenguaje musical que los adultos. Cuando analizo el panorama musical infantil actual, me ocurre lo mismo.
Dentro de mi trayectoria profesional, siento que ahora quiero dedicarle especial atención a los más pequeños. Ha llegado el momento de hacer música para niños con un espíritu de niños, no de adultos. Plantearse, desde el niño que todos llevamos dentro, qué es lo que nos gusta, lo que nos divierte, no lo que los adultos creen que nos divierte. Eliminar la barrera niño/adulto y dejarnos jugar.

Desde mi experiencia vivida con estos niños raros, estoy convencida de que esta creación que presentamos va a tener un éxito asegurado. Lo sé porque he visto cómo padres e hijos se reían y emocionaban al leer y escuchar los poemas de Raúl, y he visto cómo en mis conciertos –en los que incluyo como parte del repertorio algunas de estas canciones-, los asistentes, de todas las edades, se dejan llevar por las melodías y las letras, participan, se ríen e incluso a veces lloran. He vivido cómo se detiene el tiempo en una sala mientras suena La niña búho, cómo grandes y pequeños están ahí, conmigo, tarareando los coros aunque sea la primera vez que la escuchan. Y estoy convencida de que en Un mundo de niños raros también se detendrá el tiempo y nuestro mundo real dejará paso a este universo fantástico para dejarnos vivir la magia.

Chloé Bird

El objetivo de Chloé Bird al musicalizar los textos de Niños Raros ha sido siempre ser fiel al estilo literario del poeta Raúl Vacas: las palabras de este poemario se convierten en juegos sonoros y certeros y dan vida a estos niños mágicos y extravagantes. Así, la composición musical se plantea como un juego, mezclando el imaginario musical de la niña Chloé y el poético del niño Raúl. La música acompaña los versos, los envuelve y apoya su significado casi como si fuese “música visual”. Crea paisajes sonoros y transmite las emociones de estos pequeños personajes dibujando el escenario perfecto donde desarrollar sus historias.

Al mismo tiempo que Raúl invita a sus lectores –grandes y pequeños- a acercase a la poesía, Chloé invita a los oyentes –grandes y pequeños- a acercarse a la música, a no tenerle miedo, a divertirse con ella, a aprender con ella. Por eso, aunque existe un “mundo” común entre las canciones que les hace ser parte de un todo, cada niño raro cuenta su historia a través de un estilo musical y una instrumentación diferente.

Catorce poemas de Niños Raros hechos canciones más un bonus track (M, de Mamá, perteneciente al libro Abecé diario, también de Raúl Vacas) forman Un mundo de niños raros, un CD ilustrado, deseoso de llegar a manos, ojos y oídos también de un público raro, dispuesto a jugar con las palabras y la música, a leer y cantar en voz alta romances al estilo antiguo, nanas o versos de cabo roto. Niños sin miedo a perderse entre las letras
y las melodías, sin miedo a convertirse en otros o a recuperar su
niño olvidado mientras cantan y bailan.

Chloé Bird es compositora e intérprete. Estudió piano en el Conservatorio Profesional de Música Hermanos Berzosa de Cáceres, terminando el Grado Profesional con 17 años. Más tarde ingresó en la Escuela Superior de Arte Dramático de Extremadura, licenciándose en la especialidad de interpretación en 2013.

Se dio a conocer gracias al portal de YouTube, al que empezó subiendo vídeos de versiones al piano y la guitarra. Desde entonces, ha tocado en festivales como el Europa Sur (2012, 2014) WOMAD (Cáceres, Charlton Park UK), CONTEMPOPRÁNEA (Badajoz 2015), o BIME City Live Bilbao; salas como la Siroco, Costello, Búho Real o Galileo Galilei (Madrid) y ha sido telonera de artistas como Anni B Sweet o Jeanette. En septiembre de 2016 se trasladó a Colombia para presentar su último trabajo en la Feria del Libro y la Cultura de Medellín.

Compone bandas sonoras para cortometrajes y obras de teatro (La clase de los niños raros, cía Apretacocretas; M.C. Manco y de la Mancha, estrenado en el Festival de Teatro Clásico de Cáceres por la compañía HUMOREAMORE; Ninonita y Cesáreo en el misterio de los juegos perdidos, cía Asceni Theatre; Badidiblú, descubriendo la magia, cía La Lámpara Mágica; El soldadito de plomo, El Avispero Producciones).

Ha sonado en televisiones y radios tanto a nivel regional como nacional (rtve, la ser, onda cero, canal Extremadura, …) siendo “la apuesta del año” en programas como “Disco grande” de radio 3.

A finales de 2013, fue galardonada como “mejor artista extremeña” en los Premios Pop-Eye después de sacar a la luz su primer EP October Moon. También fue nominada en los Premios SONORA de la Música en Extremadura en la categoría de “Mejor Solista”, “Mejor Directo” y “Mejor Grupo Revelación”.

Durante el verano de 2015, da a conocer un single titulado The rhythm of light. En noviembre de 2015 publica su primer LP, The darkest corners of my soul, un trabajo visceral y emocionante que se mueve buscando el equilibrio perfecto entre lo clásico y lo moderno, la luz y la oscuridad, dando como resultado nueve canciones de marcada belleza y honestidad.

Un mundo de niños raros es su último trabajo, publicado en marzo de 2017 y destinado al público familiar.