Castillo de Trujillo - Foto: Turismo Extremadura
- Publicidad -

Turismo slow y espiritual o la ruta del queso, ejes principales de la promoción de Extremadura en la Feria del Turismo

Extremadura comienza mañana miércoles su andadura en la 38º edición de FITUR, la Feria del Turismo que se celebra en Madrid hasta el próximo domingo. La Dirección General de Turismo de la Junta de Extremadura ha desarrollado una estrategia de comunicación con la que quiere dar a conocer a la región como un destino respetuoso con el medio ambiente, el patrimonio y la cultura local, auténtico, natural, con carácter amable y abierto y que apuesta por el ‘turismo slow’ en contraposición con el turismo masificado.

Además, en el Año Europeo del Patrimonio Cultural, Extremadura quiere presumir de uno de los catálogos monumentales más amplios y diversos de Europa. Yacimientos arqueológicos, restos romanos, juderías, fortalezas árabes, catedrales, iglesias, monasterios, murallas y puentes de diferentes épocas componen un colosal patrimonio que está al alcance de todos. A esto se une una gran oferta en forma de festivales de teatro y música a lo largo del año, recreaciones históricas y magníficos museos que nos permiten viajar desde la Prehistoria hasta las tendencias artísticas actuales. No olvidemos los tres enclaves Patrimonio Mundial (Cáceres, Mérida y el monasterio de Guadalupe) ni el monasterio de Yuste, Real Sitio y Patrimonio Europeo.

Turismo slow

Se trata de un movimiento global en auge que promueve una forma de viajar más relajada, responsable y sostenible. Su premisa es que lo lento, lo calmado, la vida sin estrés y la alimentación saludable, entre otras características, se pueden trasladar al turismo para disfrutar en profundidad de un destino, conectando con sus habitantes, su estilo de vida, su gastronomía y sus paisajes. Extremadura reúne todos los elementos para satisfacer al turista que busca este nuevo estilo de viajar.

Turismo astronómico

Extremadura es un auténtico paisaje de estrellas. Además de su riqueza natural, cultural y gastronómica, la región tiene un paisaje celeste como en pocos lugares del planeta. La ausencia de contaminación lumínica; el buen clima, con una gran parte de los días sin nubes; la existencia de paisajes espectaculares; y la buena accesibilidad hacen de Extremadura un paraíso para los aficionados a la astronomía, pero también para todos aquellos que quieran iniciarse en la contemplación del cielo y el descubrimiento de las maravillas del firmamento.

Novedad en su estrategia para impulsar el turismo astronómico, Extremadura dará a
conocer en FITUR su proyecto ‘Miradores celestes’, una red de paneles luminosos nocturnos que permiten interpretar el paisaje de las estrellas y disfrutar de la observación astronómica. Estos dispositivos, que se distribuirán estratégicamente por toda la región, están fabricados en piedra artificial para soportar condiciones climatológicas extremas y cuentan con un sistema energético autónomo, basado en una placa solar.

Turismo espiritual

Vinculado a una experiencia personal que convierte el viaje en un refuerzo interior, el turismo espiritual crece año a año en todo el mundo. Extremadura tiene mucho que decir en este ámbito, que va más allá del turismo religioso, y está considerada uno de los destinos más fascinantes de Europa.

Cuevas, dólmenes y templos orientalizantes, como el de Cancho Roano, hablan de la
espiritualidad de los primeros extremeños. Mérida, debido a la mártir Santa Eulalia, y Guadalupe son lugares de peregrinación desde hace siglos, sin olvidar las ermitas, catedrales, basílicas y monasterios repartidos por toda la región. Destacan también el legado de judíos y musulmanes, la influencia del Camino de Santiago y las nuevas espiritualidades, vinculadas a espacios naturales como Monfragüe, Los Barruecos, Sierra de Gata o La Vera.

Ruta del Queso

Pocos lugares en Europa ofrecen una gastronomía que ha fusionado influencias romanas, judías, musulmanas y cristianas. En Extremadura, una de las grandes alacenas del país, se producen alimentos de excelente calidad y reconocido prestigio internacional. El resultado es una gastronomía auténtica, diferente, increíble.

En FITUR, entre otras iniciativas relacionadas con la gastronomía, la Dirección General de Turismo presentará el 19 de enero la Ruta del Queso de Extremadura, en la que participan alrededor de 50 empresas, entre ellas, explotaciones ganaderas, queserías, restaurantes, alojamientos y comercios especializados. Este itinerario recorre las tres Denominaciones de Origen extremeñas (Torta del Casar, Queso de La Serena y Queso Ibores).